En la “terapia de la escucha”, en las sesiones en las que utilizamos el “oído electrónico” el trabajo de escucha está basado en música de Mozart y Canto Gregoriano.

¿Por qué Mozart?

Este fué precisamente el título de una de las obras que escribió el Dr. Tomatis:

mozart_estatuaQuizás porque este compositor fue mucho más allá de la composición, y transmitió valores que de alguna manera estaban implícitos en él. “Mozart fue un virtuoso del sistema neurovegetativo y un especialista en neurología funcional”, escribe en su libro dedicado al compositor y que tituló justamente “Pourquoi Mozart”, el doctor A. Tomatis.

Desde luego la música no fue ajena a este investigador:

“siendo hijo de un cantante de ópera, desde mi nacimiento he vivido en el mundo del teatro, de la música, del canto y en particular del arte lírico. Para mí, la música es una segunda naturaleza. No puedo imaginar la vida sin aparejarla a un tema musical o a acompañarla con un aria…”

Como eminente otorrino y experto en música clásica, resalta su importancia para el equilibrio de todo el cuerpo, como elemento integrador de la personalidad: .

Música y lenguaje están pues, para mí, íntimamente unidos. Una y otro son tributarios de una facultad de gran importancia: la escucha. Ésta nos vuelve a llevar al oído y a sus diferentes atribuciones: equilibrio, estática, cinética, verticalidad, gesto y postura, de una parte  y por otra la audición, diferenciación de alturas tonales, musicalidad, atención y vigilancia. Todo eso está asociado a una red del sistema nervioso que asegura el aporte de energía al cuerpo y, en particular, al cerebro. De modo que, gracias al oído, el hombre se desplaza, se pone en posición vertical, se expresa, escucha y piensa

mozart niño partituraPero… sigamos con nuestra pregunta: ¿Por qué Mozart? Antes de elegir a este compositor tal y como nos relata buscó otras fuentes posibles:

Naturalmente experimenté todo lo que acústicamente puede ser grabado: ruidos, mensajes musicales clásicos o modernos, tradicionales o contemporáneos. Igualmente intenté integrar músicas procedentes de otros continentes, especialmente de Oriente, de la India, de África. Los resultados referentes a los efectos de la música sobre el cuerpo y el psiquismo no llegaron jamás, en el plano de la dinamización, a lo que nos aporta Mozart

mozartY , otra razón importante, el doctor Tomatis después de estudiar distintos grupos sociales y culturales ( una de las características de su vida es que fue un gran viajero) y aplicar esta metodología en distintos países, llegó a esta conclusión de la universalidad de este compositor:

Mozart funciona con todas las personas y en todos los lugares. Ya sea en Francia, América, Alemania, con los bantús, en Alaska o en la Amazonía, es Mozart quien irrefutablemente obtiene la nota más alta en materia de reacciones positivas. Nuestra preocupación en el plano de la pedagogía y de la terapia, es ir a lo más rápido, a lo más eficaz“.