Art. Científicos

Un estudio sobre la importancia del hemisferio derecho para los músicos.

Un artículo muy interesante que me he encontrado estos días habla de cuál es la parte del cerebro más relevante en los músicos y en los no músicos,artículo publicado en Science de Chiarello Bever. Estudio que hasta la fecha no ha sido rebatido. Y creo que es especialmente importante para nuestra terapia de Tomatís.

Este estudio compara la percepción de la melodía entre músicos y no músicos, y demuestra que los músicos tienen una mejor percepción de la melodía con el oído derecho mientras los no músicos muestran una dominancia en la percepción por oído izquierdo probablemente porque esta función se procese de modo diferente en ambos. Sigue leyendo

Investigadores canadienses revelan las claves de por qué nos gusta la música y cómo esta afecta a nuestro cerebro. También sugieren en Science las respuestas emocionales que desarrollamos tras escuchar una canción.

Investigadores de Montreal (Canadá) han desvelado las claves de qué ocurre en nuestro cerebro cuando escuchamos música. Sigue leyendo

Según Mc Fadden, 40 millones de norte americanos padecen de acúfenos, y de ellos, 10 millones están seriamente afectados. En un estudio inglés de 1995 el 10% de la población en los países industrializados ha experimentado alguna  sensación de “pitido” en los oídos superior a cinco minutos. En el 5% al menos, el acúfeno provoca una molestia moderada o llega a interferir en la capacidad para conciliar el sueño. Un 1% experimenta un acúfeno que provoca un grave efecto sobre su vida.

Sigue leyendo

Algo que llegó a intuir el profesor Tomatís, fue que la lectura estaba íntimamente unida al oído, porque según afirmaba cuando leemos lo que en realidad hacemos es oírnos para poder comprendernos. De tal manera que la comprensión exige poder oír para posteriormente reinterpletarlo. Un estudio de Calvert y Al, en 1977, realizaron un escaner a sujetos que estaban leyeno en silencio, sin pronunciar, el resultado es esta neuro imagen.

Sigue leyendo

Tradicionalmente se han pensado que los problemas de conducta tenían su origen en  el cerebro. Pero los resultados de un estudio realizado en el Albert Einstein College de la Universidad de Yeshiva ha (EEUU) pueden acabar con esta creencia al haber identificado que “la disfunción del oído interno puede provocar cambios neurológicos que aumentan la hiperactividad y pueden conducir al trastorno por deficit de hiperactividad.

Sigue leyendo