Sacks-24-musicaEste artículo pretende ser un homenaje a Oliver Sacks, neurólogo y escritor, gran divulgador, y que nos acercó a todo este mundo apasionante en el que el cerebro y la música interrelacionan. Hoy 30 de Agosto ha muerto en New York.

Después de leer “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”, un divertido ensayo en que el neurólogo nos va detallando casos de pacientes en los que van apareciendo disfunciones cerebrales, como el que confundía a su mujer con un sombrero, o aquella mujer que sólo tenía acceso al pasado a través de melodías, o aquel otro que tenía una memoria de pez, de menos de dos segundos, pero que era capaz de interpretar melodías de manera asombrosa…

Oliver Sacks me mostró el papel evocador de la música, o cómo está incrustrada dentro de nosotros, en nuestro más profundo yo.  También tuve la suerte de leer “Veo una voz (Viaje al mundo de los sordos)”, que me emocionó. Pero el que más me “toco” fue “Musicofilia. Relatos de la música y el cerebro“.

El libro lo comienza con una cita de Novalis, un poeta romántico alemán,

Toda enfermedad es un problema musical; toda cura es una solución musical

Sachs nos habla del poder terapéutico de la música, de esa capacidad para orientar y anclar a un paciente cuando casi nada más lo consigue. En este sentido, como señala Sacks en “Musicofili”: “Oír una música conocida actúa como una especie de mnemotecnia proustiana, suscitando emociones y asociaciones olvidadas desde hace mucho tiempo, lo que permite a los pacientes acceder a estados de ánimo y recuerdos, pensamientos y mundos que parecían haberse perdido del todo” (p. 412); estimular, aunque sólo sea durante el tiempo que dura la música, ese “yo” que sobrevive en alguna parte de sus cerebros.

musicofiliaEn este libro  Sacks examina la relación con la música de pacientes, gente corriente o músicos profesionales. A través de anomalías como la «amusia» –o incapacidad para sentir la música–, el hipermusical síndrome de Williams –un extraño fenómeno de extrema sociabilidad–, las alucinaciones musicales o la música como inspiradora de auténtico terror, Sacks nos va explicando cómo la música es un factor clave para crear la identidad humana, ya sea de una manera patógena o como un agente positivo a la hora de tratar el Parkinson, la demencia, el síndrome de Tourette, la encefalitis o los ataques de lóbulo temporal.

Pero este homenaje, no puede terminar sin hablar del personaje, de este autor, y tal y cómo es lo vemos reflejado en  un artículo  en el que anunciaba que tenía cancer de hígado terminal, le sirvió de despedida, y qué despedida. Hoy ha muerto en Nueva York a los 82 años

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>