leemos_hablamosAlgo que llegó a intuir el profesor Tomatís, fue que la lectura estaba íntimamente unida al oído, porque según afirmaba cuando leemos lo que en realidad hacemos es oírnos para poder comprendernos. De tal manera que la comprensión exige poder oír para posteriormente reinterpletarlo.
Un estudio de Calvert y Al, en 1977, realizaron un escaner a sujetos que estaban leyeno en silencio, sin pronunciar, el resultado es esta neuro imagen.

 Las áreas púrpuras representan las zonas del cerebro activadas por la lectura silenciosa de labios. Las áreas azules representan la activación por habla auditiva (sonora), y el amarillo representa la activación por la lectura silenciosa y en voz alta a la vez. Lo que viene a demostrar que cuando leemos en voz alta y en silencio estamos activando las mismas zonas, por lo que para leer necesitamos oírnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>