La creación del Centro Tomatis Zana surge desde la experiencia de sus profesionales en el ámbito de la Evaluación e intervención Psicopedagógica (durante más de quince años)  con niños y adolescentes con diversos Problemas de Aprendizaje.

Durante este tiempo, La técnica Tomatís ha aportado soluciones a niños y adolescentes con dificultades específicas en distintas áreas de su desarrollo (Lenguaje, Psicomotricidad y/o problemas de aprendizaje) asociadas a bloqueos emocionales (ansiedad, estrés, falta de autoestima, etc) , observándose una mejora en los aspectos relacionados con el aprendizaje y la conducta y  “desbloqueando” aspectos emocionales.

La técnica de Estimulación Neurosensorial  y de reeducación auditiva Tomatis no es un método alternativo o “incompatible” con otras intervenciones psicopedagógicas , sino que refuerza la labor del logopeda, del pedagogo, psicomotricista , etc favoreciendo que el avance del niño sea más rápido y contribuyendo a mejorar su bienestar emocional y personal. Es decir, es un método complementarios con otras intervenciones que sirve para reforzarlas y mejorar sensiblemente los resultados.

Creemos que tiene un papel muy importante como reforzador del lenguaje, potenciar la escritura, desarrollar habilidades vestibulares, relacionadas con la psicomotricidad, el equilibrio o el movimiento. Así es especialmente beneficioso con niños con retraso motor o con cierta inmadurez psicomotriz.

maria_paulaEsa labor vestibular es muy importante también para todas las habilidades relacionadas con el dibujo, la escritura, y la lectura. La coordinación mano-ojo-oído, está centrada en el vestíbulo, y esta parte del oído interno lo trabajamos especialmente con el oído electrónico.

También, en nuestra práctica psicopedagógica, hemos observado como tiene efectos muy beneficiosos para potenciar la apertura a los demás. Niños tímidos, muy retraídos que difícilmente se relacionan con iguales, después de la terapia comienzan a abrirse de manera muy significativa, algo que los padres perciben de manera muy clara.

En otras ocasiones las dificultades son más profundas, como problemas de vínculo,  niños adoptados que tienen cierto bloqueo y que no consiguen abrirse o madurar según su edad  evolutiva.  En estos casos Tomatis no es la panacea que lo soluciona todo, pero posibilita crecer y abrise para romper aquellos bloqueos.

Intentamos no tratar sólo la “etiqueta” con la que viene el niño, sino hacer un planteamiento global, una visión que abarque a todo lo que le rodea.