También para adultos la terapia Tomatis tiene importantes posibilidades. Ya no hablamos de dificultades de lectoescritra, ni de problemas relacionados con el equilibrio, ni con la audición. Entramos en una dimensión diferente.

Todos hemos sentido como la música nos calma, nos ayuda a encontrar equibrio personal, y nos dinamiza en muchas ocasiones. Así dependiendo de nuestro estado de ánimo buscamos aquella medodía que nos motiva, nos escita o nos relaja. Cuando nos sentimos deprimidos o bajos de ánimos buscamos melodías alegres que nos saquen de este estado, o cuando nos encontramos alterados buscamos aquella pieza que nos calme.

La música hace su trabajo en nosotros y nos aporta esa energía para reestablecernos. Imaginad esa capacidad aumentada y potenciada. El “oído electrónico”, con la modificación aleatoria de frecuencias, alternando entre vía ósea y aérea, o modificando parámetros neurofisiológicos tiene un poder que supera a todas aquellos posibilidades que tiene la música en su formato habitual.

Los cambios que se obtienen aparecen desde los primeros días en la mejora de la conciliación del sueño y en la bajada significativa en el nivel de estrés.

Aparte de lo beneficioso que es para la locución, la capacidad de comunicar, también es un dinamizador del equilibrio interior. Muchos de los adultos que realizan la terapia por primera vez les sirve para tomar decisiones, realizar nuevos planteamientos vitales, o muchos la repiten para potenciar su creatividad o porque sienten que se sienten “estancados” y “bloqueados”.

Con tomatís no sólo “estamos tocando” la parte del oído medio e interno, sino que toda esta información llega al cerebro, especialmente al sistema límbico donde situamos las emociones, los miedos, nuestro yo más instintivo y primitivo. No es la fuente del bienestar psicológico, pero al trabajar, como lo hace la música, en nuestro sistema límbico,  percibimos nuestros sentimientos y emociones desde un punto de vista diferente, más sereno y equilibrado.

  • En términos de vitalidad : la energía o pérdida de cansancio extremo.
  • En el plano autónomo: insomnio o exceso de sueño, pérdida de apetito.
  • Funcionalmente : la memoria y la concentración, fomenta la creatividad .
  • En términos de estado de ánimo : potencia un sentimiento más vitalista, desterrando sentimientos de culpa, impotencia, desesperación, irritabilidad, tristeza, o pensamientos negativos.

Tomatís no es una terapia psicológica, ni pretende serlo, pero si se trabaja conjuntamente con un especialista los resultados son más rápidos,  potenciando los desbloqueos.